Más escándalos: Obama y la caída de Benedicto, y ¿financió el Vaticano a Hillary Clinton?




Dedos demócratas en la tarta del Vaticano: ¿Forzó Obama la abdicación de Benedicto?


Alessandro Rico 11 de agosto de 2017 https://onepeterfive.com/


El 17 de mayo, publiqué un artículo en el periódico italiano La Verità sobre la abdicación del Papa Benedicto XVI. Unos días antes, en una prestigiosa revista geopolítica italiana llamada Limes, el profesor Germano Dottori había sostenido que la abdicación de Joseph Ratzinger en 2013 y la dimisión del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi en 2011, después de una tormenta financiera vendida a la opinión pública como una crisis de "deuda pública ", fueron el resultado de las presiones por parte de la administración Obama en los Estados Unidos.


Según Dottori, Obama estaba ansioso por destronar a Benedicto XVI por dos razones. Por un lado, su presidencia estaba cerca del islam fundamentalista (fomentado de facto por el cambio de régimen en Libia y Egipto y la guerra civil en Siria, provocada por el diseño de la política exterior de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton), mientras que Ratzinger, desde su famosa Conferencia de Ratisbona, había sido identificado internacionalmente como un fuerte opositor del islamismo. Por otra parte, Obama estaba preocupado por los esfuerzos reconciliadores de la Iglesia hacia el patriarca ortodoxo de Moscú, dentro del alcance -declaró Dottori- de un proyecto geopolítico dirigido a la integración ruso-europea, apoyado activamente por Alemania e Italia.


El gobierno de Obama puede haber recurrido a dos instrumentos: fomentar escándalos dentro de la Iglesia y del gobierno italiano y amenazar con vaciar los recursos financieros italianos y del Vaticano. Italia corría el riesgo de quedar excluida de los mercados financieros internacionales. La amenaza contra el Vaticano fue la prohibición del IOR (Istituto per le Opere di Religione, el banco del Vaticano) de la red SWIFT (Sociedad para el Mundo Interbancario de Telecomunicaciones Financieras). Tomando como excusa el hecho de que el IOR no respetó las normas internacionales de transparencia, el Deutsche Bank (que gestiona los sistemas de pago en los puntos de venta en el Vaticano y era sospechoso por parte de Bankitalia albergaba una cuenta del IOR donde todo el dinero ganado dentro del Vaticano convergía) había sido inducido a bloquear todos los cajeros automáticos en la Ciudad del Vaticano, un servicio curiosamente reactivado, observó Dottori, justo después de la abdicación del Papa Benedicto XVI.


Con respecto a esta historia, es útil pasar unas palabras más sobre una figura importante: el ex presidente del IOR Ettore Gotti Tedeschi. Elegido por el Papa Benedicto en 2009 para reformar el IOR y volverlo a los estándares internacionales de transparencia, en 2010, Tedeschi fue objeto de una investigación de lavado de dinero.


Obsérvese la sospecha de los acontecimientos: dos años después del inicio de la investigación, en 2012, Tedeschi fue despedido de su oficina; En 2014, después de la dimisión del Papa Benedicto, el juez de Roma desestimó la investigación y todas las acusaciones contra Tedeschi; En 2015, en una entrevista con The Catholic Herald, Tedeschi declaró que había sido expulsado por la junta directiva del IOR debido a su intención de hacer reformas radicales. Y en una entrevista publicada en 2012 al periódico italiano Il Fatto Quotidiano, Tedeschi ya había revelado que en esos meses, estaba tan asustado de ser asesinado que había escrito un informe secreto sobre el IOR. (Según mis fuentes, él había escrito su testamento también.) El informe secreto había sido confiado a dos amigos íntimos de Tedeschi como una especie de póliza de seguro sobre su propia vida. Tedeschi declaró que había descubierto "algo espantoso" y había entablado una lucha contra el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, que se oponía decididamente a cualquier revelación de los archivos secretos del IOR a las autoridades italianas.


Si conecta la historia de Tedeschi con la afirmación de Dottori sobre el chantaje financiero contra el Banco del Vaticano para presionar al Papa Benedicto, sospecha de la que Tedeschi era consciente: la de que las fuerzas oscuras, dentro y fuera del Vaticano, estaban enjambradas y que su oposición a esas influencias fueron probablemente la causa de sus desgracias.


Las consideraciones de Dottori deben tomarse evaluarse. Por ejemplo, su interpretación de la crisis del gobierno de Berlusconi en 2011 está ligeramente en contraste con la lectura que prevalece, que asigna la responsabilidad a la canciller alemana Angela Merkel y al ex presidente francés Nicolas Sarkozy. Por otra parte, hay que notar que la preocupación principal de la administración de Obama era improbable que fuera la oposición ideológica de Ratzinger al Islam radical. Probablemente sea más útil centrarse en la cuestión rusa.


Por un lado, la perspectiva de una integración política más estrecha entre Europa y Rusia, apoyada por la Iglesia Católica en aras de la construcción de una especie de "frente conservador" religioso, fue un objetivo para Obama y Clinton. El papel del papa podría ser el de un rasgo de unión  entre Angela Merkel y Vladimir Putin - como un alemán, y como un líder moral, Benedicto XVI podría mediar para facilitar la fricción entre dos políticos unidos por un amor-odio, pero cuyas intenciones, más allá de todo, eran profundizar los lazos entre sus países. Que Estados Unidos apoyó la revuelta de Ucrania contra el gobierno pro-ruso allí y apoyó la guerra civil en la región de Donbas (la implicación del gobierno de Obama fue denunciada en 2014), y que sabotearon el proyecto para el oleoducto South Stream. El senador John McCain, literalmente amenazó al primer ministro de Bulgaria y obtuvo su retirada del proyecto), demuestra que los demócratas estaban dispuestos a hacer todo lo posible para evitar una asociación política y económica más estrecha entre Europa y Rusia. En este sentido, Berlusconi, el amigo personal de Putin (y del dictador libio Gaddafi), era una persona problemática.


Por otro lado, el gobierno de Obama probablemente se asustaría por la posición conservadora del Papa Benedicto sobre la liturgia, la moral y la política. Un papa conservador, en un momento en que la ayuda de la Iglesia ya no era necesaria para luchar contra el comunismo de la Unión Soviética -y Rusia se estaba convirtiendo en una nación conservadora- podría significar un avance derechista indeseable y políticamente peligroso de los católicos estadounidenses y una convergencia invisible entre conservadores religiosos de los Estados Unidos y Rusia.


Que el temor de Obama estaba bien informado es evidente, ya que Donald Trump ganó el voto católico en las elecciones de 2016, a pesar de un papa progresista que casi abiertamente respaldó a Hillary Clinton y a pesar de los católicos izquierdistas en las dos anteriores elecciones de 2008 y 2012.


En este sentido, también se puede interpretar el reciente artículo de La Civiltà Cattolica (una revista cuyo contenido debe ser supervisado por el papado para su publicación) que ataca la lealtad entre católicos y evangélicos en Estados Unidos. El mensaje del Vaticano es claro: según el Papa Francisco, los buenos católicos norteamericanos deberían volver a votar por los demócratas. ¿Por qué el nuevo papado está tan preocupado que los católicos y protestantes conservadores puedan unir sus fuerzas en la política cuando favorece el "diálogo interreligioso"?


El hecho de que el voto católico estuviera en juego en la conspiración del gobierno de Obama contra Benedicto XVI también está demostrado por las revelaciones de WikiLeaks sobre la mano derecha de Hillary Clinton, John Podesta. Sus correos filtrados mostraron que estaba planeando fomentar una "primavera católica", una revolución destinada a suplantar secciones conservadoras de la Iglesia y hacer que los progresistas asumieran el control.


Ahora, trate de leer en este contexto las posiciones del nuevo papado en cuestiones morales y políticas. La Iglesia está casi silenciosa sobre el aborto, la redefinición del matrimonio y la eutanasia. Y es asombroso que en el tema de los migrantes, el Papa Francisco abrace la agenda de George Soros. No olvidemos que Soros es una de las financiadores más generosas de la Clinton, con una donación de $ 11 millones para su campaña electoral y una donación de $ 6 millones de la Fundación Soros a la Fundación Clinton. Soros se comunicó casi 60 veces en correos electrónicos filtrados con John Podesta. Se puede admitir que tal triangulación entre un candidato presidencial de izquierda, un multimillonario liberal acusado de varias conspiraciones políticas en diferentes naciones, indeseado por el gobierno de su país, y por Israel, a pesar de su nacimiento judío, y el Papa de la Iglesia Católica es, para decirlo rápidamente, algo extraño.




Otros comentaristas han arrojado sombras sobre las conexiones ambiguas de la Iglesia con los demócratas estadounidenses. El 4 de julio, Piero Laporta publicó en La Verità un artículo sobre Libero Milone, un manager de 67 años que había sido nombrado por el Papa Francisco como supervisor de las finanzas del Vaticano en 2015. Su mandato debía durar cinco años, pero en junio de 2017, decidió renunciar después de quejarse de que su oficina fue asaltada y su computadora hackeada. Sin embargo, la verdadera historia detrás de esta inesperada renuncia podría ser diferente. Según Laporta, Milone estaba husmeando en las ambiguas maniobras que supuestamente provocaron una donación de aproximadamente US $ 1 millón a la campaña electoral de Hillary Clinton, tomada del Óbolo de san Pedro . Los rumores de que ya estaban circulando en febrero de 2016, cuando Laporta recogió fugas por una fuente secreta, irónicamente llamado "Pretino" ("Pequeño Sacerdote"), que declaró que el Vaticano estaba proporcionando a Clinton ayuda financiera, pero que Trump ganaría las elecciones gracias a una investigación del FBI contra Clinton. Según Laporta, no es por casualidad que, al mismo tiempo que Milone renunció, el cardenal George Pell estaba siendo investigado por denuncias de abuso sexual por hechos ocurridos hace cuarenta años. Alguien estaba tratando de desviar la atención de la historia de Peter Pence, y al mismo tiempo estaba tranquilizando indirectamente a todos los sujetos potencialmente involucrados en el escándalo que el silencio se mantendría.


Ahora bien, mientras que Laporta afirma estar "90% seguro" de este informe, es mucho más difícil determinar si, o hasta qué grado, el Papa Francis estaba al tanto de una operación financiera y política que, sin embargo, probablemente habría sido reforzada por La Secretaría de Estado de la Santa Sede y haber requerido la mediación de la Nunciatura Apostólica Americana. Laporta plantea la hipótesis de que durante su visita a Roma, en junio de 2017, el presidente Donald Trump podría haber tenido una discusión animada con el Papa Francisco, ya que pidió aclaraciones sobre la ayuda de la Iglesia a Clinton. Según él, la expresión hierática del papa en las fotografías tomadas junto al presidente americano se debía precisamente a su pelea y a la vergüenza de Francisco.


En el espíritu de la carta dirigida por The Remnant a Donald Trump, los católicos estadounidenses deben pedir a su nuevo presidente que investigue la participación de la administración Obama en los eventos que llevaron a la abdicación del Papa Benedicto XVI. También se aclararían las ambiguas maniobras entre la Santa Sede y Hillary Clinton durante la campaña de 2016. Estas parecen ser cuestiones mucho más urgentes que la histeria rusofóbica sobre el supuesto complot de Trump con Vladimir Putin.


De todos modos, en este tiempo agitado, también debemos estar seguros de que la Iglesia tiene una cierta fuerza de la que sus enemigos carencen: está obligada a sobrevivir a pesar de sí misma.



Comentarios

Maranatha ha dicho que…
He leído con atención este artículo pues ya me había conmovido la carta de que prestigiosos católicos norteamericanos habían enviado a Trum a finales de 2016. Ya las revelaciones de Wikileaks habían puesto sobre la pista.

http://elmunicipio.es/2017/01/trump-podria-hacer-caer-al-papa-obama-estaria-detras-de-la-eleccion-de-francisco/

Estoy seguro que algún día se sabrá la verdad, y me temo que no será precisamente agradable.
Cristina x ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD del 2012, un año antes de la expulsión de Benedicto :

Sábado, 7 de abril de 2012 a las 10:00 hrs.

Mi muy querida bienamada hija, el cisma del que Te hablé, ha empezado en la Iglesia Católica.

Mis enseñanzas, que nunca han cambiado desde que Mis Sagradas Escrituras terminaron con el Libro del Apocalípsis, están ahora siendo desafiadas.

Ha habido una cantidad de desafíos, opiniones y evaluaciones teológicas de Mi Sagrada Palabra a través de los siglos.

Muchos hombres refinados cuestionaron las instrucciones y las enseñanzas que impartí a la humanidad.

Algunas de Mis enseñanzas fueron sacadas, analizadas, se buscaron nuevas interpretaciones y entonces fueron aceptadas.

A pesar de todo esto ha sido innecesario. Porque la verdad fue dada al hombre por los profetas que vinieron antes que Yo y luego por Mí durante Mi tiempo en la Tierra.

La Verdad no ha cambiado nunca. La Verdad es simple.

Otra información, no contenida en la Sagrada Escritura, fue dada como un Regalo al mundo, a través de almas elegidas por una sola razón. Para ayudaros a contemplar sobre Mi sacrificio por la humanidad y para mostraros y recordaros el amor que Yo tengo en Mi corazón por todos los hijos de Dios.

Cualquier Revelación Divina dada al mundo hoy es para ayudaros a prepararos para la Vida Eterna.

Mis enseñanzas, honradas por la Santa Iglesia Católica y Apostólica, están ahora siendo atacadas en el primero de muchos desafíos, que resultarán en la división de la Iglesia.

Nuevas leyes se introducirán para ajustarse a la opinión moderna y de ese modo que se ajusten cómodamente con aquellos que, teniendo orgullo en sus almas, sienten una necesidad de pacificar a la humanidad, en vez de mostrar obediencia a las enseñanzas de la Iglesia.

Yo soy la Iglesia. La Iglesia fue fundada por Mí y no puede morir nunca.

Muchos, incluídos aquellos de dentro, así como también de fuera de la Iglesia, intentarán romper su estructura.

Rezad para que Mi Santo Vicario, el Papa Benedicto XVI, permanezca fuerte en medio de la oposición que él ahora enfrenta.

Este es un intento deliberado por aquellos que están relacionados con el Falso Profeta, para crear una nueva iglesia.

Esta gente astuta os harán creer que esta será la misma Iglesia, pero esto no puede ser.

¿Cómo puede Mi Iglesia, con nuevas leyes, torcer versiones de la Verdad que Yo dí al mundo, que Me representan?

No se puede. Esto es por lo que Mi Padre dirigirá Su Iglesia, los verdaderos creyentes leales, desde los Cielos.

El tendrá las llaves hasta la Segunda Venida cuando la Nueva Jerusalén se levante, la única y verdadera Iglesia Católica, de las cenizas, para ser reclamada por todos los hijos de Dios, todas las religiones, todos los credos, como única.

Esta es la manera en la que estaba destinado a ser, en total y final unión, en la Nueva Era de Paz en la Tierra.



Vuestro bienamado Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a7-abr-2012-yo-soy-la-iglesia-la-iglesia-fue-fundada-por-mi-y-no-puede-morir-nunca/