Vengo pronto a prepararos para el gran cambio


Dios Espíritu Santo a Javier Viesca, México, mayo 2017

Sobre: Vivís en Fe, y esa Fe será recompensada infinitamente. Manteneos en agradecimiento constante, porque fuisteis escogidos y vosotros accedisteis a ser tomados por vuestro Dios. Preparaos para cuando Dios Padre disponga y Yo os tome para vuestra transfiguración. Manteneos siempre preparados para ese momento. 

Hijitos Míos, vengo pronto a prepararos para el gran cambio que se ha de dar sobre la Tierra y sobre el Universo entero. Todo lo Creado visible e invisible, afectado por el Pecado Original, será transformado. Vosotros mismos seréis transformados, tendréis otra vida, una vida de transformación en Dios. 
(...)

Ciertamente, todo cambiará y muchos temen a ese cambio. Vosotros, los que estáis en Nuestra Santísima Trinidad, debéis permanecer alegres y seguros de que Nuestra Gracia está con vosotros y que lograréis ese premio, porque os habéis mantenido en Fe y en Amor con Nosotros.

¡Hablar de Fe, Mis pequeños, es tan difícil con muchos de vosotros! No se han dejado mover por Mí, vuestro Dios Espíritu Santo. Yo habito en vuestro interior y os voy llevando, rápido o despacio, a alcanzar la perfección a la que estáis llamados todos, pero son pocos los que se dejan mover y que ansían llegar a esa perfección que os va a dar grandes beneficios y alegrías.

Mis pequeños, estáis llamados a recibir Bendiciones y regalos grandísimos, inimaginables para vosotros, se os ha dicho que habéis desperdiciado mucho tiempo y vuestra vida. Satanás ha hecho su obra y Nos ha quitado muchas almas para que puedan gozar de su salvación eterna. El Amor que se ha derramado, abundantemente, sobre toda la humanidad, no ha sido apreciado como debierais apreciar.

Tuvo que bajar vuestro Dios, en Su Segunda Persona, para mover a las almas, personalmente, hacia su salvación. El mismo hombre se deshizo de su Dios. Ciertamente, muchas, muchas almas lloran el error de ese momento, lloran el que se hayan dejado manipular por las fuerzas de satanás, al grado de asesinar a su Mesías, a su Salvador.


Tuvieron el Cielo en la Tierra, en la Presencia de Jesús, el Mesías, y desperdiciaron esos momentos, toda esa Enseñanza, toda esa Guía Divina que os vino a dar el Mesías prometido.

En estos momentos de la humanidad, ciertamente, Jesús no está en forma patente entre vosotros, pero en Fe, ciertamente, está entre vosotros y lo despreciáis de la misma forma en que fue despreciado y asesinado en aquellos tiempos.

Tristeza os debiera dar el actuar como estáis actuando, el vivir como estáis viviendo, en hacer caso omiso de todo lo que tenéis en las Sagradas Escrituras y no las tomáis para alcanzar vuestra perfección. 

Jesús, el Cristo, está entre vosotros, Vive, tenéis Sus Palabras con vosotros en las Sagradas Escrituras y no las buscáis, ¿qué más queréis, Mis pequeños?

Yo Vivo en vosotros, Soy el Santo Espíritu de Amor que Vive en vosotros y os aconsejo, os muevo, os regaño, os levanto, cuando vivís en el error, y aún a pesar de tener toda esta Vida Celestial con vosotros, no cambiáis, no os mejoráis, no buscáis la perfección, no buscáis el servir a vuestro Dios y a eso vinisteis, Mis pequeños, vinisteis a la Tierra a una misión de servicio, sirviendo a vuestro Dios, ayudando a vuestros hermanos a alcanzarLo, a regresar a Él, a vivir para Él.

Orad, Mis pequeños, por tantos hermanos vuestros que viven en el error, podéis hacerlo, Mis pequeños, porque para Nuestra Santísima Trinidad, no hay imposibles. La Fe lo puede todo, la Fe en Nosotros puede cambiar al Mundo entero, pero tenéis que pedirlo.

Por eso, al vivir en la oración, se os revelan muchas cosas, que no se les dan a aquellos que no viven en la oración y en el interés de cumplir su misión.(...)


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Maria es muy desagradable leer las letras tan oscuras gracias.