Francisco, la Mafia, el aborto y la excomunión


Algunos han afirmado que la declaración en la Carta Apostólica de Francisco Misericordia et misera,: “De ahora en adelante -afirma el Papa en el n. 12- concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto”, ha quitado el estigma al pecado gravísimo del aborto, dejándolo al nivel del resto de pecados mortales. 
Dice el teólogo Tomás Trigo: La Iglesia establece que la persona que procura el aborto, si este se produce, incurre en la pena de excomunión latae sententiae, es decir, que se coloca fuera de la comunión de la Iglesia. Imponer una pena de este tipo, que puede parecer poco caritativo o poco pastoral, tiene precisamente una finalidad de caridad pastoral: proteger al Pueblo de Dios, de modo que toda la comunidad eclesial conozca la gravedad de esta conducta y se evite más eficazmente.
Sin embargo, para incurrir en esta pena se requieren ciertas condiciones: mayoría de edad (18 años cumplidos); saber que se trata de un pecado grave; saber que existe tal pena eclesiástica; que el acto se realice con plena voluntariedad; y que de hecho se haya producido el aborto.
Hasta ahora, cuando una persona que había realizado un aborto o había ayudado en un aborto pero no había incurrido en excomunión (porque faltaba alguna de las condiciones señaladas), sólo los sacerdotes con licencias tenía capacidad para absolver el pecado dentro de la confesión sacramental.

                                              *************
Esto contrasta con el hecho de que ahora, el Vaticano quiere desarrollar una doctrina legal en torno a la excomunión de los católicos corruptos y mafiosos. Es decir, se equipara la corrupción y la pertenencia a la mafia con el crimen del aborto.
El Vaticano organizó esta semana su primera conferencia sobre corrupción y delincuencia organizada, invitando a 50 fiscales, funcionarios de la U.N., obispos y víctimas del crimen organizado para un día de conversaciones.
Los organizadores dijeron que había llegado el momento de desarrollar una nueva doctrina legal para la Iglesia Católica en torno a "la cuestión de la excomunión por corrupción y asociación mafiosa".
La excomunión es una de las penas más severas en la Iglesia Católica, con el culpable prohibido de participar en los sacramentos y efectivamente excluido de la "comunión" de la iglesia.

"Nuestro esfuerzo es crear una mentalidad, una cultura de justicia, que combata la corrupción y promueva el bien común", dijo el arzobispo Silvano Tomasi, el embajador jubilado del Vaticano en la U.N. en Ginebra, quien participó en la conferencia. Francisco ya declaró que los mafiosos estaban destinados al infierno (si no cambiaban su camino). Durante una visita de 2014 al corazón de la mafia ndrangheta de Italia, denunció a la ndrangheta por su "adoración del mal y el desprecio por el bien común" y declaró que los que seguían en el camino de la mafia eran automáticamente excomulgados.

Comentarios